Legalización de Instalaciones y Emisión de Cerficados

legalizacionAlgunas actividades requieren que su instalación eléctrica de baja tensión se legalice con la intervención de un técnico cualificado, el cual debe elaborar un proyecto eléctrico y emitir un certificado de conformidad. Esto ocurre, entre otros casos, cuando la actividad es de pública concurrencia (bares, restaurantes, discotecas, cines, etc.), y en actividades comerciales con superficie destinada al público superior a los 40 m2.

De manera simplificada, se puede decir que las instalaciones de baja tensión se dividen a efectos de legalización en 2 tipologías: las que requieren proyecto y las que no. Nosotros entramos en acción en las primeras, las que necesitan proyecto.

Si legalizar una instalación eléctrica no requiere proyecto, entonces sólo hace falta la intervención de un instalador autorizado, quien es responsable del diseño de la instalación, y debe emitir el correspondiente boletín. La legalización se efectúa frente a una entidad de inspección concesionaria, de las muchas que hay, ya que el mercado esta liberalizado. Esta empresa es la que sella los boletines, cobrando por ello su servicio y las tasas de la administración.

DICASA proporciona el servicio de diseño y legalización de instalaciones. Las legalizaciones con proyecto deben superar, además, un control por parte de una entidad de inspección y control (EIC). Esta empresa es la misma que finalmente sellará los 4 boletines (4 copias) del instalador. La legalización de las instalaciones de una actividad está vinculada a la legalización de la legalizacionpropia actividad porque hay que presentar la evidencia de que sus instalaciones han sido correctamente legalizadas. La evidencia de ello son los boletines sellados por la EIC.